viernes, 15 de octubre de 2010

Tener un negocio propio


PYME
¿Por qué tener un negocio propio?
Si usted es una de esas personas que tie­ne la inquietud de poner un negocio o que ya lo ha abierto, seguramente lo hace para alcanzar una meta más dentro de su plan de vida o porque desea conducir su propia empresa y disfrutar del reto que significa tomar sus propias decisiones.
Un motivo suficiente para emprender la carrera empresarial puede ser el de do­minar un oficio, contar con una profesión, continuar una empresa familiar, hacer cre­cer un capital, identificar una oportunidad de negocio, dejar un patrimonio para los suyos o simplemente porque ha visto cómo cómo otros han tenido éxito con sus empresas y busca hacer lo mismo.
En circunstancias más drásticas, puede ser por el hecho de haber perdido el em­pleo y no encontrar otro.
En realidad no importa cuál sea la razón de iniciar un negocio, sólo se debe estar consciente de que la decisión de crear una empresa implica estar dispuesto a com­prometerse a trabajar duro, con grandes esfuerzos y talento, guiados por una bue­na planeación, organización y supervisión como elementos clave para lograr el éxito en su empresa.
¿Tengo el perfil de empresario?
Perfil de guerrero
El empresario exitoso tiene una serie de conocimientos, habilidades y actitudes, que le facilitan manejar acertadamente los diferentes problemas que se le presentan.
El empresario puede apoyarse en asesores para iniciar un negocio pero es conveniente que antes se adentre en los aspectos técnicos del mismo; también necesita habilidades de relación, comunicación, negociación, manejo de conflictos y solución de problemas entre las más importantes. Estas habilidades le permitirán tener relaciones exitosas con sus clientes, proveedores y empleados.

Estas capacidades se desarrollan más fácilmente cuando el empresario tiene ciertos rasgos o características, como seguridad en sí mismo, sociabilidad, claridad en sus propósitos y objetivos e interés por los demás, entre otras.
clip_image002[4]
¿Plan de negocios?
Idea de negocioAbrir un negocio no es cualquier cosa. Se arriesga dinero, se dedica tiempo, trabajo, esfuerzo y en muchas ocasiones se requie­re de la ayuda de otras personas.
Además, antes de decidir iniciar el nego­cio es conveniente resolver una serie de pre­guntas respecto al mismo: ¿Qué producto o servicio venderé?, ¿será negocio?, ¿valdrá la pena?, ¿funcionará mi idea?, ¿cuánto dine­ro necesitaré?, ¿cuanto podré vender?, ¿qué equipo necesito?, ¿en dónde y cuánto produ­ciré?, ¿convendrá sólo o con un socio?, ¿nece­sitaré crédito?, ¿me constituyo como empre­sa o lo hago como persona física?, etc.
Para poder resolver estas y otras inte­rrogantes respecto a la creación y operación de una microempresa, es necesario desarrollar un plan de negocios.
Se deben tener respuestas claras a las preguntas mencionadas para saber si es posible realizar el negocio; los primeros datos que se necesitan son: qué se va a vender y con cuánto dinero contamos para iniciar, de tal forma que estos dos datos nos indican la orientación de la nueva em­presa; un plan de negocios práctico ayuda a conocer por adelantado si es convenien­te o no crear la microempresa con base en su viabilidad y rentabilidad. Por lo tanto, un plan de negocios es un documento que contiene información que da forma, tama­ño y orientación a la nueva empresa.
Un buen plan nos permite ver con anti­cipación si el negocio es bueno o nos lleva­rá a la quiebra. Emprender un negocio sin plan es como cruzar un puente peatonal con los ojos vendados y sin barandal.
Importancia del plan de negocios
¿Cuánto te afectaría tener un fracaso en tu negocio y perder el dinero invertido? Si la respuesta es mucho, para ti el plan de negocios es vital, ya que te permitirá reco­nocer los problemas que enfrentarás como empresario antes de que ocurran.
Si no cuentas con un plan apropiado, las oportunidades de triunfar se reducen drásticamente.
El plan de negocio tiene mayor valor cuando el empresario dedica tiempo para hacerlo, organizarlo y analizarlo. Él es quien le dará dirección, contenido y alcance. Le servirá como guía, para ahorrarle tiempo y dinero en la formación y operación de su futura microempresa.
¿Dónde y cómo vender?
PlazaEl producto y el servicio
Un elemento del plan de negocios es la des­cripción de los productos o servicios que se pretende ofrecer a los clientes, es decir, que se piensan introducir en el mercado. Una descripción adecuada incluye sus carac­terísticas y atributos, entre ellos calidad, marca, tamaño, presentación, empaque, propiedades, apariencia, etiquetado, etc.
Por ejemplo, los fijadores para el cabello consumidos especialmente por los jóve­nes, tienen presentaciones en envases de 350 y 500 ml, son modernos y atractivos, tanto la etiqueta como el producto son co­loridos, predominando el azul y el verde en general se cambian constantemente los diseños de etiquetado.
Con la descripción del producto se po­drá definir el tipo de preguntas que se rea­lizarán a los clientes para conocer la acep­tación del mismo.
La descripción del producto sirve para seleccionar los medios para fabricarlo, la calidad y variedad de ingredientes re­queridos, así como el tipo de empaque y presentación; con estos datos se calculará en parte el dinero requerido para iniciar y operar la microempresa.
Asimismo, todos los productos tienen un ciclo de vida con etapas bien diferencia­das, como gestación, crecimiento, madu­ración y declinación por ejemplo, la moda va con las estaciones del año; las prendas
cumplen un ciclo de vida y posteriormen­te pueden volver a surgir, por esta razón es conveniente identificar en qué etapa del ci­clo de vida está el producto que tu quieres vender, para evitar abrir el negocio cuando el producto ya esté en declinación.
¿Quién será el cliente?
El producto o servicio que piense vender necesariamente nos remite a un tipo de cliente. El cliente es una persona que pue­de o no comprar nuestro producto según sus preferencias o capacidad de compra. El producto o servicio que le ofrezcas debe interesarle. La forma de conocer su interés por tu producto o servicio es identifican­do sus gustos, preferencias, edad, nivel socioeconómico, costumbres, tradiciones, hábitos de consumo, etc. La venta de tu producto o servicio dependerá de sus ne­cesidades e intereses, y de la forma en que se lo hagas llegar.
Para conocer a tus posibles clientes y determinar las condiciones que favorece­rán la venta de tu producto es necesario que te acerques a ellos con entrevistas, en­cuestas o con la observación directa de su comportamiento en negocios similares al piensas desarrollar.
.¿Qué área abarcar?
Existen empresas de muchos tamaños y su magnitud determina la cobertura; esto es, qué cantidad de clientes podrás aten­der y, por lo tanto, cuánto esperas vender.
Para ubicar al grupo de consumidores que con mayor certeza se interesarían en tu producto o servicio, deberá identificar las ca­racterísticas comunes y estimar un volumen de compra referido a dicha población.
Al estimar el número aproximado de posibles clientes en la zona en que pien­sas ubicar el negocio, tendrás una idea del tamaño del mercado, tanto en área como en clientela.
En una zona muy transitada, la agrupa­ción de posibles clientes (segmentación) se deberá hacer en función del número de tran­seúntes para los diferentes horarios del día.
El área a cubrir es importante, porque indica si existen suficientes clientes en la zona para el nuevo negocio.
¿Cuál será el precio del producto o servicio?
Existen dos formas para determinar pre­cio de venta para un producto o servicio. La primera es considerar los costos (que están asociados a la producción) y los gas­tos (que se refieren a la operación y ad­ministración del negocio) que implica su producción. Por ejemplo, en la producción de velas de ornato se deben considerar los gastos y los costos de la parafina, co­lorantes, pabilos, anilinas, aromatizantes, moldes, consumo de gas, mano de obra, etc.; así podrás saber cuánto cuesta hacer una vela y a partir de este valor agregar un margen de ganancia.
Otra forma de establecer el precio de venta es a partir del precio que tiene el producto en el mercado. Debes tener en cuenta que ese precio esté por encima de los gastos y costos relacionados con tu producto.
Una vez que el producto o servicio ha pasado la etapa inicial de operación, se po­drá pensar en un ajuste a la baja o a la alza, dependiendo de cómo se esté vendiendo.
¿Qué hacen los competidores?
CompetidoresSeguramente el negocio que piensas abrir no será el primero ni el único. Existen otros y justamente a esos que manejan el mis­mo producto o servicio que el tuyo se les llama “competidores”.
Los competidores pueden ser grandes o pequeños con respecto al negocio que tu deseas iniciar, pueden estar dentro o fuera de tu agrupación de posibles clien­tes (segmento de mercado) y pueden o no tener éxito.
Es de mucha utilidad saber qué hace el competidor, cómo lo hace y cuáles son las razones de su éxito o de su fracaso. Esto permite aprovechar las experien­cias de otros, así como buscar diferentes formas de actuación para evitar su sierre o para aumentar las probabilidades de éxito.
Para obtener esta información es im­portante que observes a sus clientes y pre­guntarles su opinión acerca del producto o servicio que están recibiendo.
¿Qué deseamos conocer de nuestros competidores? Cómo atienden al cliente, cómo ofrecen los productos o servicios, cuál es el tiempo promedio de atención, cuál es el valor agregado que dan a los clientes respecto a otros competidores, qué tipo de descuentos y promociones ofrecen listas de precios y las quejas res­pecto al producto o servicio.
Esto es, si conozco lo suficiente al compe­tidor, tendré más armas para combatirlo.
¿Qué no hacen los competidores?
A partir del conocimiento de la competen­cia podrás identificar algunas deficiencias en la atención al cliente, el arreglo del lo­cal, limpieza, organización, etc., lo cual te ayudará a planear acciones para evitar dichas deficiencias de los competidores, acciones que son posibles de realizar en la nueva empresa y así favorecer su éxito.
Por tanto, a partir de observar lo que hacen y no hacen los competidores, enlis­tar las acciones específicas a realizar en la nueva microempresa que den valor agre­gado para captar el interés y ofrecer ma­yor satisfacción del cliente.
¿Qué estrategia seguir para captar clientes?
Nunca pienses que lo que es bueno para ti es bueno para todos los clientes, pide opinión sobre todo si entras al mercado con un producto o servicio parecido al de la competencia.
Como empresario deberás tener claro que al conjunto de factores favorables que diferencian tu producto o servicio del de los competidores se les llama “venta­jas competitivas”. Para poner en práctica una estrategia que ayude a sumar clien­tes al negocio, tendrás que generar una serie de ventajas competitivas, probarlas, validarlas y finalmente ponerlas en prác­tica. Con el seguimiento de estos pasos podrás tener mayor seguridad de que el cliente apreciará dicha ventaja para su decisión de compra.
Es necesario evaluar este factor adicio­nal o distintivo de tu producto o servicio.
En conclusión, las ventajas competiti­vas dan valor agregado al cliente y éstas pueden ser transmitidas directamente o como valor complementario al producto o servicio. Podemos decir que esos agrega­dos para el consumidor son un plus que hacen más atractiva la compra.
Dale forma a tu negocio
Forma al negocio¿Qué abastecimientos se requieren?
Para operar cualquier negocio, se requiere contar con insumos, materias primas y en el caso de una empresa comercializadora de mercancías.
En la producción de velas, por ejemplo, la materia prima es la parafina, colorantes, aromatizantes, etc. Para preparar jugos, la materia prima serán las naranjas y todas las frutas o verduras necesarias para los distintos tipos de jugos que se ofrecerán.
Requerimientos de equipo
Un negocio dedicado a la elaboración de un producto requiere de la descripción de
las etapas que se llevarán a cabo en el pro­ceso de transformación. Esto es, si piensas fabricar pantalones es necesario identifi­car cada uno de los pasos necesarios para fabricar uno, desde el diseño del molde hasta los terminados de la prenda. Esto te permitirá establecer la secuencia de las etapas del proceso para decidir qué opera­ciones serán manuales y cuáles se realizan con equipo o maquinaria. Toma en cuenta que la elección de hacer operaciones ma­nuales o con ayuda de equipo dependerá de los recursos disponibles, la inversión y tus expectativas de venta.
Para las adquisiciones es importante buscar diferentes proveedores. Existen marcas con ciertas ventajas, como garan­tía o servicio de mantenimiento. Pero tam­bién puedes encontrar muchos talleres pequeños que producen equipo similar a un costo más bajo (equipo hechizo), e in­cluso puedes conseguirlo de medio uso.
Otros negocios que no son de elabora­ción de productos, como el comercio o los de servicios, necesitarán de equipamiento.
¿Dónde ubicar el negocio?
ubicarSi cuentas con las dimensiones del equipo, maquinaria y mobiliario, se pueden elabo­rar moldes en papel periódico con dichas dimensiones para determinar el espacio óptimo necesario para instalar tu microe­mpresa. Además puedes realizar pruebas para obtener la mejor distribución de ellos dentro de la superficie requerida.
La ubicación es una de las principales causas de fracaso o éxito de las micro­empresas. En el caso de los puestos ambu­lantes, si el negocio no funciona se cam­bia de ubicación fácilmente; en cambio, para negocios establecidos esta medida no es tan sencilla. Ubicarse en un sitio in­adecuado pone en riesgo la existencia del negocio. Por tanto, debes considerar que la ubicación es un factor vital.
La decisión de dónde instalar el negocio depende de la combinación de diversos as­pectos, como son acceso al lugar, monto de la renta, número de comercios contiguos, espacio disponible, consistencia entre el tipo de gente que frecuenta la zona y el perfil del cliente de la futura microempre­sa. Por ejemplo: los centros comerciales que tienen cafés, restaurantes y cines son más atractivos que las plazas que no tie­nen cines. El aspecto más importante para considerar dónde se ubicará el negocio es el acceso de los clientes y el monto de la renta. Siempre existe una relación propor­cional entre el monto de la renta y el nú­mero de transeúntes o posibles clientes.
Guía de operación
Antes de abrir un negocio es recomenda­ble dominar la operación. Existen nego­cios, como los de manufactura o los de ser­vicios, donde este paso no debe evitarse.
En caso de que se elabore un producto, las pruebas de operación se realizan antes de la apertura para dar una buena imagen al cliente desde el principio; asimismo, se aprovechan dichas pruebas para estanda­rizar las condiciones y tiempos requeridos en cada etapa del proceso de producción y de atención al cliente.
Una guía de operación es muy útil cuando se anotan las actividades básicas del negocio. Se recomienda diseñar listas de actividades que te ayuden a evitar erro­res. Además, la guía contiene la secuencia de operaciones a realizar en tu negocio. Por ejemplo, en una microempresa que elabora tortillas tortillas de harina de tri­go, las etapas son: calentamiento, pesado, mezclado, reposo, cortado, etc. Si primero se pesa y después se calienta la materia prima, se pueden perder hasta 40 minutos en la producción de cada lote de tortillas.
Para el control de la operación del ne­gocio es deseable elaborar formatos para registrar las actividad que consideres im­portante controlar.
Los formatos mas comúnmente usa­dos son para inventarios, producción,di­nero y producto terminado. Los formatos deben ser llenados de manera obligatoria. La información de los formatos permite dar seguimiento a todos los aspectos im­portantes de tu negocio (Si dispones de una computadora, se facilita el trabajo de registro y análisis).
Contratación de personal
Si para el negocio que pretendes abrir necesitas una o varias personas, es muy importante hacer una descripción de las habilidades que deberán tener. Tam­bién deberás definir cómo se realizará la contratación y estimar el pago de los salarios y prestaciones. Si no otorgas las prestaciones de ley, puedes poner en riesgo tu patrimonio, siempre debes te­ner en cuenta un “ahorro presente” pue­de representar una carga futura.
Puedes buscar candidatos a través de anuncios, volantes, agencias de empleo o entre tus conocidos. Debes entrevistarlos para constatar que el personal realmente se ajuste a tus necesidades.
En la fase de contratación es impor­tante averiguar si el candidato ha tenido experiencia en las juntas de conciliación y arbitraje, y en general qué tan conflictivo es. Debes ser cauto, y con la persona que te parezca más adecuada firma un contra­to por un
periodo inicial corto. Después, en función de sus resultados en el trabajo, puedes ofrecerle un contrato definitivo.
Evita contratar personas que tengan muchos conocimientos y capacidad para un trabajo simple o rutinario. Es muy pro­bable que en poco tiempo se canse. Mu­chas veces conviene contratar a una perso­na que pueda ser capacitada en el mediano plazo, y seguramente será mas confiable.
Capacitación
La capacitación es un mecanismo para lo­grar que las personas que operarán el ne­gocio puedan hacerlo lo mejor posible des­de el principio. Capacitar antes de abrir el negocio evita accidentes, pérdidas o errores por falta de conocimiento o habilidad. Esto es más necesario cuando se requiere de la operación coordinada de varias personas.
La capacitación inicial no es una acción única en un negocio. El personal debe es­tar aprendiendo continuamente, porque eso aumentará sus capacidades y desem­peño. Para ello no dudes en invertir tiempo para enseñarles. En este proceso ganas tu y gana todo tu personal porque aprende­rá más, se motivará en un trabajo donde pondrá en juego sus capacidades y opor­tunidad para crecer.
¿De cuánto estamos hablando?
DineroPara tomar la decisión de invertir es necesario saber cuánto puedes ganar, para saber si el negocio vale la pena.
Para determinar ese punto hay que consultar la información generada en los temas. Dónde y cómo vender y dale forma a tu negocio, además de realizar unos supuestos válidos para el tipo de negocio a realizar.
Para determinar la rentabilidad de un negocio hemos preparado un ejemplo. Supongamos que vamos a instalar un negocio que venderá ropa juvenil.
Dinero para iniciar
Lo que costará formar el negocio se deno­mina “inversión fija”, y se refiere al equipamiento necesario para el puesto de ropa:
image
Dinero para operar
El dinero necesario para operar el negocio, comprende los recursos necesarios para que el ­negocio funcione , y se denomina “capital de trabajo” :
image
¿Cuánto venderé?
Se hace una estimación de la venta a partir del número de clientes que se atenderán entre adultos y niñas.
image
¿Cuánto gastaré?
Se elabora un cuadro de gastos que se tendrán al mes:
Costos Unidades C.U. Prom. Mes 1 Mes 5
Pantalones 25 $140 $3,500 $4,550
Blusas 30 $110 $3,300 $4,290
Vestidos 25 $130 $3,250 $4,225
Subtotal $10,050 $13,065
Gastos
Sueldo del propietario $2,500 $2,500
Renta $400 $1,200
Ga sol i na $1,200 $1,200
Refacciones $400 $400
Estacionamiento $200 $200
Papelería $40 $40
Seguro Combi $260 $260
Promoción y publicidad $400 $600
Otros $400 $400
Subtotal $5,800 $6,800
Total $15,850 $19,865
¿Será negocio?
Una vez estimados los ingresos y gastos mensuales a lo largo del año, se determinan los montos de utilidad mensual que te permitan tener una idea de cuál será el beneficio de llevar a cabo el negocio, así como el impuesto a pagar bajo el régimen de pequeño contribuyente*. Para este ejercicio, por los ingresos obtenidos no se genera ISR.
Cuando una persona física tiene ingresos anuales en su microempresa menores a $2,000,000 (dos millones de pesos 00/100 m.n.), podrá ser considerada para tributar bajo el Régimen de Pequeño Contribuyente.
Para el detalle del procedimiento de cálculo y periodicidad tributaria, te sugerimos consultar directamente a la oficina del SAT de tu localidad.
image
¿Qué tan bueno será?
El dictamen de qué tan buen negocio será esta en función de tus previsiones como empresario; es decir si las utilidades esperadas son acordes con el riesgo, esfuerzo y expectativas contempladas en tu prospecto de negocio; adelante, toma la decisión de invertir.
Los 3 indicadores que pueden apoyar esta decisión son la tasa interna de retorno, el periodo de recuperación de la inversión y utilidad sobre el monto de inversión.
image
image
Haz tu plan de negocios
Adelante
Para iniciar el plan de tu negocio, necesitas un listado donde estén ordenadas las actividades a desarrollar, puedes tomar como base el presente material como guión para desarrollar tu propio plan.
Esta es una primera prueba para medir tu desempeño; ya que deberás que manejar muchas variables al mismo tiempo para materializar el plan de negocio. Es de suma importancia, incorporar todos los elementos del plan para tomar la decisión de invertir, y en su caso incrementar las posibilidades de éxito en tu proyecto.
En caso de que ya tengas una empresa podrás utilizar este mismo plan para mejorar la operación de tu negocio; desarrollando uno o más conceptos incluidos en este plan según tus necesidades.