viernes, 1 de octubre de 2010

Ordenamiento Comunitario Participativo

Posted by pedroster under Desarrollo Rural
Leave a Comment

Tomado de:
Ordenamiento Territorial Comunitario:
un debate de la sociedad civil hacia
la construcción de políticas públicas

SEMARTNAT – INE
crisis2Carranza (1997) define al ordenamiento comunitario como “el instrumento de planeación que ayuda a desencadenar procesos autogestivos de mujeres y hombres de la comunidad, a través de evaluar sus procesos sociales, económicos, naturales y culturales; predecir su comportamiento, y equilibrar la relación sociedad-naturaleza con planes integrales de desarrollo que eleven la calidad de vida de la población, regulen el  aprovechamiento de los recursos naturales y mejoren y conserven el ambiente”.
¿Para qué sirve un ordenamiento?
Uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta al diseñar un marco de
referencia general para los ordenamientos es la inclusión de los intereses de
todos los actores implicados: comunidades, organizaciones promotoras, instituciones de gobierno, agencias financiadoras… En nuestra opinión, a partir
del momento en que la visión de los distintos actores coincida al menos en un
nivel básico, practiquen el diálogo y el intercambio, y se responda a las expectativas
de todos, se podrá empezar a construir el proceso de ordenamiento.
Visión de la comunidad
En algunos casos, entre los intereses principales para practicar un ordenamiento
está el de acceder a nuevos proyectos y financiamientos.
En una perspectiva diferente, los campesinos entienden al ordenamiento
como “medio para conocer mejor sus recursos, y de esta manera trabajar de
forma más ordenada”, o para conseguir que “nuestra comunidad le dé forma
al territorio”.
Visión de las instituciones gubernamentales
En muchas ocasiones se promueven como requisito para acceder a proyectos de otro tipo, como los productivos. Los ordenamientos ofrecen certidumbre a las instituciones para invertir en programas comunitarios puesto que, por un lado, tienen la suficiente calidad técnica para ser utilizados como instrumentos de gestión al elaborarse con las herramientas más avanzadas de planeación territorial (Sistemas de Información Geográfica –SIG–, teledetección…) y, por otro lado, cuentan con un fuerte respaldo de participación de las poblaciones locales.
Visión de las organizaciones no gubernamentales
El ordenamiento es visto como un proceso de intercambio de capacidades entre
técnicos y campesinos así como entre campesinos y campesinos, por el cual
la comunidad adquiere conceptos y mecanismos con los que puede proponer,
desarrollar y manejar proyectos surgidos de sus propias necesidades.
Fortalecimiento de las capacidades locales
Consideramos que la mejor alternativa es constituir un equipo con técnicos
externos y campesinos de la comunidad, responsable de conducir la marcha
entera del ordenamiento y de promover la participación del resto de la población
en él.
La actividad de este equipo, es validada por un Comité de Ordenamiento, integrado por las autoridades municipales y comunitarias, y finalmente por la Asamblea General de la localidad. Este intercambio horizontal, por el cual un grupo reducido de campesinos trabaja muy de cerca con técnicos de diferentes profesiones y se capacita en todas las fases del ordenamiento, sobrepasa la formación convencional de promotores comunitarios desarrollada por otras organizaciones e incrementa la apropiación y la permanencia del proceso en la comunidad.
Elaboración cartográfica
Sin duda, entre los productos fundamentales de los estudios propios de los ordenamientos están los mapas actual y futuro de uso del suelo, en los cuales se integran las percepciones técnicas y comunitarias y se sintetiza la información sobre
los diferentes elementos naturales y sociales que conforman cada territorio.
[…]
De esta manera, “con el ordenamiento se unifica el lenguaje a través de
mapas, elementos de discusión y análisis que ayudan a la comunidad a hablar
del manejo de sus recursos, buscar soluciones geográficas a su problemática y
gestionar apoyos con el exterior” (Carranza 1997). Se unen el lenguaje del técnico y el lenguaje del campesino, a partir de su labor:
Trabajo Técnico. Especialistas en la materia produjeron mapas en gabinete a partir de imágenes aéreas y de satélite, cartas geográficas y SIG, que sirvieron de insumo en la discusión del ordenamiento en los talleres comunitarios.
Trabajo Campesino. Miembros de la comunidad trazaron mapas en los que reflejaron la visión local del paisaje y los usos del suelo y definieron su propuesta de
ordenamiento para su territorio.
ALGUNAS RECOMENDACIONES METODOLÓGICAS
1. En primer lugar, es indispensable lograr una definición clara de ordenamiento
comunitario que recoja las visiones y las expectativas de todos los actores involucrados en estos procesos de desarrollo rural. Al mismo tiempo, tendría que reconocerse legalmente el carácter vinculante de este instrumento de planificación territorial.
2. Las distintas visiones de los actores sobre el ordenamiento comunitario no suponen contradicciones en la búsqueda del consenso… Sin embargo, es importante considerar que el ordenamiento debe ser instrumento útil para la comunidad y que ha de responder principalmente a sus perspectivas y aspiraciones.
3. Es preciso superar la noción de que en el ordenamiento se hablan dos idiomas distintos, uno técnico y otro campesino, y que se combinan al final del trabajo.
[ La imagen representa la palabra Japonesa para Crisis, esta esta formado por dos vocablos, los cuales significan: ki-kai, kiki, Peligro y oportunidad ]