viernes, 1 de octubre de 2010

Modelo de desarrollo WC vs Desarrollo Humano

Posted by pedroster under Economia | Etiquetas: desarrollo rural,Economía, modelo de desarrollo |
Leave a Comment
Se entiende por Consenso de Washington un listado de políticas económicas consideradas durante los años 90´s por los organismos financieros internacionales y centros económicos con sede en Washington(Distrito de Columbia), Estados Unidos, como el mejor programa económico que los países latinoamericanos debían aplicar para impulsar el crecimiento. A lo largo de la década el listado y sus fundamentos económicos e ideológicos, tomaron la característica de un programa general.
desarrollo El Consenso de Washington plante el desarrollo desde una perspectiva de liberalización de los mercados, y a pesar de que en realidad no existió un consenso, se considera que dichas políticas tiene diez puntos en común:
Disciplina fiscal, Prioridades del gasto público, Reforma Tributaria, Liberalización financiera, Tipos de cambio, Liberalización del comercio, Inversión extranjera directa, Privatización, Desregulación y Derechos de propiedad.
Es a partir de la crisis en México de 2004, como se plantea la legitimidad del proceso y el derecho a la libertad del pensamiento.
MODELOS ALTERNATIVOS DE DESARROLLO
krugman y su modelo alternativo, sostiene que para conseguir el desarrollo existen aspectos básicos de orientación en las políticas publicas, estas son un enfoque alternativo respecto a la WC.
En primer lugar, sostienen que el proceso de crecimiento y de cambio estructural se logra más adecuadamente a través de una “integración estratégica” de la economía nacional a la internacional, y no a través de una rápida apertura al capital extranjero y a las importaciones.
En segundo lugar, este crecimiento y cambio estructural se promueve mejor a través de una combinación de política macroeconómica y lo que los neoestructuralistas llaman “política productiva de desarrollo” (políticas de tecnología, financieras, de recursos humanos, organización  industrial, etc).
En tercer lugar, la implementación exitosa de estas políticas de desarrollo requiere la cooperación entre los gobiernos y el sector empresarial, dentro del marco de un Estado pragmático en cuanto al desarrollo.
En cuarto lugar, las dimensiones distributivas del proceso de crecimiento son tenidas en cuenta para asegurar la legitimidad del proceso en general.
EL ENFOQUE DE DESARROLLO HUMANO
El WC centra como eje de desarrollo, la promoción del crecimiento del PIB, con una implementación de arriba hacia abajo, donde los expertos lo dirigían desde el exterior. El enfoque de desarrollo humano por el contrario, indica que el criterio ultimo de desarrollo esta en el cambio de vida de la gente… esto es, reducir la pobreza, incrementar el empleo, generar crecimiento con equidad, etc.
El centro del desarrollo deja de ser el crecimiento económico para pasar a ser el “…proceso de aumentar las habilidades y las opciones de los individuos de manera que puedan ser capaces de satisfacer sus propias necesidades”.
Este modelo plantea algunas dudas: entre ellas la más importante consiste en determinar ¿como transformar los recursos económicos creados en desarrollo humano? Este enfoque es promovido por el PNUD de la ONU.
EL ENFOQUE DEL DESARROLLO COMO LIBERTAD
Se trata de un modelo creado por Amrtya Sen, de origen hindú y reconocido por su insistencia de que las hambrunas del Tercer Mundo no esta causada por la actual escases de alimentos.
Durante los últimos treinta años, Sen se transformó en un crítico acérrimo de la economía del bienestar tradicional, que culminó en la generación de un nuevo enfoque,el desarrollo como libertad.
…la economía tradicional del bienestar comienza con el supuesto de racionalidad.
El corazón de la hipótesis de la racionalidad es la creencia de que los individuos son maximizadores racionales de utilidad. Toda la gente se cree que se comportan de una manera muy racional y lógica. Tratan de averiguar las consecuencias de todas las medidas posibles que podría tomar, y la utilidad que puede esperar recibir como resultado de cada acto diferente.
El análisis económico tradicional, sostiene que las personas pueden actuar libremente, en intercambio de mercancías a la voluntad, esto conduce a un resultado óptimo de Pareto, una situación en la que puede haber un hecho más sin que alguien empeore..
El principio de Pareto:
Pareto enunció el principio basándose en el denominado conocimiento empírico. Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.
Estas cifras son arbitrarias; no son exactas y pueden variar. Su aplicación reside en la descripción de un fenómeno y, como tal, es aproximada y adaptable a cada caso particular.
El principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la política y la Economía. Se describió cómo una población en la que aproximadamente el 20% ostentaba el 80% del poder político y la abundancia económica, mientras que el otro 80% de población, lo que Pareto denominó «las masas», se repartía el 20% restante de la riqueza y tenía poca influencia política. Así sucede, en líneas generales, con el reparto de los bienes naturales y la riqueza mundial.
Sen plantea la siguiente critica:
…las necesidades básicas se resuelven otorgando una determinada cantidad de bienes y servicios a un individuo aislado. Sin embargo, ese individuo no puede ser considerado en forma aislada, sino en medio de un entorno social que determina cuáles son esas necesidades y en qué medida deben ser satisfechas. Cosas que la económica tradicional del bienestar no considera.
El autor considera que el valor del desarrollo también está en generar en los individuos la capacidad de elegir y de actuar por sí mismos. Por otro lado, esto se relaciona con otra crítica: el concepto de necesidades básicas que maneja este enfoque se limita a necesidades materiales y biológicas, en definitiva, de supervivencia. Quedan fuera cosas muy valiosas tales como la autoestima, la capacidad de elección, la autonomía, etc.
Por otra parte  John Rawls plantea una serie de bienes primarios que  supuestamente todos los individuos racionales querrían, más allá de sus  preferencias particulares. Si bien está muy de acuerdo con el planteo de fondo de Rawls, Sen plantea ciertas discrepancias. Las críticas son básicamente dos:
Por un lado, Sen considera que con esta teoría es muy difícil realizar comparaciones
interpersonales: las personas no son todas iguales y requieren distintas cantidades de un bien para lograr un bienestar similar; por otro lado, Sen sostiene que los bienes son solamente medios para lograr la libertad, pero no representan a la libertad misma.
Sin embargo, Sen va más allá de la crítica a estas posturas. Él propone un enfoque alternativo a las concepciones del bienestar. En la literatura se lo ha denominado el
enfoque de las capacidades básicas. Sin embargo, en uno de sus últimos libros editados, Desarrollo como libertad, Sen expande esta noción para abarcar un espectro más amplio de cuestiones: transforma su enfoque en desarrollo como libertad.
Definición del desarrollo como libertad. El corazón del enfoque de Sen es su innovadora forma de concebir al desarrollo. En sus propias palabras, “…el desarrollo puede concebirse (…) como un proceso de expansión de las libertades reales de las que disfrutan los individuos.” Es decir que el desarrollo no debe medirse con otro indicador que no sea el aumento de las libertades de los individuos.
La libertad es, ante todo, el fin principal del desarrollo. No se pretende entonces aumentar la libertad para lograr “algo más”, sino que es necesario aumentar la libertad por la libertad en sí misma. A esto lo llama el papel constitutivo de la libertad en el desarrollo. En cuanto a la libertad como medio, Sen sostiene que, además de ser el objetivo último del desarrollo, la libertad puede ser una excelente herramienta para lograr el desarrollo. Se trata del papel instrumental de la libertad en el desarrollo.
Sen apoya su enfoque en Aristóteles, quien en la Ética a Nicómaco sostiene que “…la riqueza no puede ser un fin en sí mismo…”
Capacidades. Siguiendo el razonamiento anterior, Sen no define al desarrollo en
base a la renta (tal como lo hace la EBT) sino por la capacidad que tienen las personas de transformar esa renta en aquello que ellas consideran necesario para llevar la vida que quieren llevar. El desarrollo se basa en la libertad justamente porque esta permite a los individuos aumentar las capacidades que les permitan vivir de la forma en que quieran vivir, lo cual es, según Sen, el objetivo de alcanzar un mayor desarrollo.
Igualdad:  “…si los seres humanos fueran muy similares, esto no tendría mucha
importancia, pero la experiencia indica que la conversión de los bienes en
capacidades cambia de una persona a la siguiente sustancialmente, y la
igualdad de lo primero puede estar alejada de la igualdad de lo segundo.”
Agencia:  “…si los seres humanos fueran muy similares, esto no tendría mucha
importancia, pero la experiencia indica que la conversión de los bienes en
capacidades cambia de una persona a la siguiente sustancialmente, y la
igualdad de lo primero puede estar alejada de la igualdad de lo segundo.” Es decir,  los sujetos son “agentes” y no “pacientes” de los procesos de desarrollo.
“…los individuos pueden configurar en realidad su propio destino y
ayudarse mutuamente. No tienen por qué concebirse como receptores
pasivos de las prestaciones de ingeniosos programas de desarrollo. Ellos
mismo deben participar en el proceso de creación e implementación de los
planes de justicia social. Para ello es necesario no sólo que puedan
participar en el diseño de los planes sino en la formulación de las
prioridades y los valores sobre los cuales se basarán los mismos. Existen
poderosas razones para reconocer el papel positivo que desempeña la
agencia libre y viable, e incluso la impaciencia constructiva.”

El debate. El debate es un pilar fundamental paralograr el desarrollo como libertad. Las palabras del propio autor son muy elocuentes:
“…la necesidad de analizar la valoración de las diversas capacidades en función de las prioridades públicas es un activo, que nos obliga a dejar claro cuáles son los juicios de valor en un terreno en el que no es posible –ni se debe evitar- la realización de juicios de valor. De hecho, la participación pública en estos debates valorativos –explícita o implícitamente- constituye una parte fundamental del ejercicio de la democracia y de la elección social responsable. En cuestiones de valoraciones públicas, no hay manera de evitar la necesidad de someter las valoraciones a un debate público. El trabajo de la valoración pública no puede sustituirse por un ingenioso e inteligente supuesto. Algunos supuestos que parecen funcionar sin problemas y de una manera fluida funcionan ocultando las ponderaciones y lo valores elegidos con refinada opacidad. (…) El debate público y la participación social son, pues, fundamentales para la elaboración de la política económica y social e un sistema democrático. En un enfoque basado en la libertad, la libertad de participación no puede ser sino fundamental en el análisis de la política económica y social.” […] 26 Pp